Acciones de Gracias

8 12 2008

100134209_2a98bee5821Venid, celebremos alegremente a Jehová:   Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salud.          

Salmo 95:1.

 

Asistir no es igual que adorar

Sin duda es un privilegio y deber cristiano el asistir a los cultos, pero debemos tener en cuenta que la mera asistencia no es verdadera adoración, a menos que el corazón este realmente dispuesto a adorar a Dios y agradecer sus beneficios.   Como ilustración de esta verdad queremos presentar dos ejemplos que forman un contraste.

El capitán de un barco ballenero asistió a una iglesia en Nueva Inglaterra.   Después del servicio alguien le pregunto que impresión había recibido del servicio y respondió: “Ninguna impresión. Cuando la congregación cantaba, y mientras el pastor predicaba, yo estaba pensando donde hallaría la próxima ballena. No hay en mi corazón para otra cosa que ballenas”.

En contraste, recordamos el caso de un viejo predicador que yacía moribundo. Su casa estaba cerca del templo donde él había servido como pastor y donde había adorado a Dios. El domingo por la mañana, a medida que repicaban las campanas, levanto la cabeza y susurró: “Yo quiero. . . yo quiero”. Sus hijos se acercaron para poder escuchar mejor lo que  estaba diciendo y el moribundo volvió a susurrar: “quiero adorar a Dios”.

1.- Los Beneficios Espirituales.

“Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios, El Dios de nuestra salud”.         Salmo 68:19

Cada hermano mantenga un espíritu de agradecimiento por los beneficios espirituales recibidos de Dios.

La gratitud por lo regular se expresa después de haber obtenido algo de otra persona, así pues debemos patentizar nuestro agradecimiento al Padre celestial por habernos creado, conservado y llamado según el intento suyo y gracia la cual nos es dada en  Cristo Jesús: paz, creación divina, salvación, sabiduría.

2.- Por los Beneficios Materiales.

“Toda buena dadiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”.       Santiago 1:17

Seguro es que todos hemos recibido obsequios de algún amigo o familia y para manifestar nuestro contentamiento buscamos las palabras mas apropiadas siendo estas “muchas gracias”.

“Al meditar Dios mío en las cosas que me has dado,mi corazón se inflama turbado de emoción, pues no encuentro palabras con que expresar mi Cristo el agradecimiento de mi alma para Ti”.

3.- La Protección Divina

“El que habita al abrigo del Altísimo.   Morará bajo la sombra del Omnipotente”.  Salmo 91:1

La gente de nuestro mundo esta llena de temores por causa de las amenazas de guerra, por el sida, cáncer, crisis mundial y de mas mientras la verdadera iglesia sabe: “Jehová te guardara de todo mal: El guardara tu alma”. Salmo 121:7

 4.- Por la Dirección Divina.

“Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por el;  y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda”.     Isaías 30:21

Un coche en marcha se estrellaría si no tuviera conductor al igual nosotros si no tuviéramos director seriamos semejante a un barco sin timón o a un proyectil sin sistema de dirección.

Los cristianos debemos dar gracias a Dios por la excelente y extraordinaria dirección celestial. El capitán en nuestra vida debe ser Cristo Jesús.

5.- Porque esta con Nosotros.

 “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.               San Mateo 28:20

En este mundo hay pesimismo, zozobras y frustración pero para la iglesia hay un brillante rayo de luz de esperanza y es la promesa de Dios.

“No temas que yo soy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudare, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”.         Isaías 41:10

Cada cristiano en la angustia, desesperación, persecución y tribulación descubra la compañía silenciosa e invisible compuesta por El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

El mejor motivo de gratitud

Un pastor visitante, presidio el culto de oración, y rogó que los hermanos diesen gracias a Dios por sus beneficios en el pasado.

Uno dio gracias porque había sido librado del juego, otro de la taberna, otro de la cárcel…

El pastor, en la oración de despedida, oró así: “Y yo,  Señor, te doy gracias porque me libraste antes de ir al lugar de juego, o a la taberna, o a la cárcel”.                                        

En realidad, los motivos de gratitud a Dios son infinitos por bendiciones, por libertades que nos concedió y por prisiones a las cuales no permitió que llegáramos.   El que no da gracias a Dios es un cristiano incomprensible, o un ciego que no ve la providencia del Señor.

Estamos a unos días de concluir 365 días del   año y son incontables las bendiciones que Dios nos ha concedido durante este periodo es preciso reconocer que debemos de dar gracias a Dios y decir como el salmista:

“Venid, celebremos alegremente a Jehová:   Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salud”.Salmo 95:1.

 Pst. Armando Rodríguez L.

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: