La Voz de Dios

6 05 2009

influenza-humana

…En una ó en dos maneras habla Dios; Mas el hombre no entiende.  Job 33:14

Una epidemia es Enfermedad que se propaga durante algún tiempo por un país, acometiendo simultáneamente a gran número de personas. En este sentido México ha sido testigo en estos últimos días de lo que se conoce como el virus de la influenza humana, una epidemia que ha preocupado a todas las autoridades en nuestro país y sin duda a toda la población.

Hace alrededor de 2000 años, Jesús dijo estas palabras: Y oiréis guerras, y rumores de guerras: mirad que no os turbéis; porque es menester que todo esto acontezca; mas aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres, y terremotos por los lugares. Y todas estas cosas, principio de dolores.

Todo es cuestión de mirar la Palabra de Dios y nos daremos cuenta que esto que sucede, Nuestro señor Jesucristo lo anuncio, diciendo que es principio de dolores.

Creo que Dios ha estado hablando a la humanidad entera, pues el hombre cada vez más se aleja de Dios, viviendo perdidamente, y practicando toda clase de inmoralidades, de idolatría, de odios y egoísmos, vicios y violencia, etc…

El apóstol Pablo escribió lo siguiente:

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios. 1 Co. 6:9,10

Dios desea que todos los que practican tales cosas se arrepientan, y se vuelvan a Dios con todo su corazón.

Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. Levantemos nuestros corazones con las manos a Dios en los cielos. Lm. 3:40,41

Hay un solo remedio a todos los males de la sociedad, el remedio es Jesús, que el hombre se arrepienta de su maldad, y deje de practicar el pecado, y reciba a Cristo como su Único y Suficiente Salvador entonces Dios Tendrá Misericordia.

Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Cr. 7:14

Y TU ¿QUE HARAS AL RESPECTO?

Escrito Por. Pastor Juan Carlos Torres